Artropos tiene como misión la prestación de servicios de rehabilitación osteomuscular con el fin de contribuir al bienestar de las personas de su entorno, fortaleciendo su imagen y apoyando continuamente la actividad de todos sus centros para lograr la plena satisfacción de sus franquiciados.

 

No cabe duda que para conseguir los objetivos incluidos en esta misión no sólo todos los centros Artropos han de esforzarse por satisfacer a los clientes, sino que desde la central se hace un énfasis especial en la relación franquiciador – franquiciado, importantísima para garantizar el futuro de la red.

 

El proceso de selección de los franquiciados tiene por objeto asegurar que los objetivos de las partes contratantes sean paralelos y que las personas que se integren en la red sigan los criterios de profesionalidad y seriedad exigidas en este tipo de negocio.

 

  • El proceso incluirá las siguientes etapas:
  • Examen de la solicitud de entrada en la franquicia Artropos.
  • Entrevista personal con el equipo gestor de Artropos.
  • Estudio de ubicación y viabilidad del centro en la localidad del solicitante.

 

Visita al centro de Burgos y otro centro franquiciado así como el estudio por parte del posible franquiciado del contrato de franquicia.

 

Si ambas partes llegasen a un acuerdo se procedería a la firma del mismo tras el cual se desarrollaría el seminario de iniciación a la actividad.

 

El perfil de franquiciado ideal de Artropos es el siguiente:

 

El franquiciado ha de tener un carácter emprendedor que demuestre gran dinamismo y motivación por lograr el éxito empresarial.

 

Así mismo es imprescindible tener unas marcadas aptitudes comerciales y don de gentes ya que las relaciones públicas y el trato con personas son los pilares básicos para el buen funcionamiento de esta franquicia. Personas solventes profesional y económicamente, Artropos busca personas que sean capaces de comprometerse con un idea empresarial y que sean responsables con la actividad que llevan a cabo.

 

Preferiblemente serán personas que tengan conocimientos generales sobre las enfermedades o dolencias que serán tratadas en el centro. El franquiciado no ha de ser médico necesariamente aunque la figura del facultativo será imprescindible para llevar a cabo las consultas y diagnosis de los pacientes.

 

Artropos no limita el número de socios o propietarios sean personas físicas o jurídicas.

 

El franquiciado no queda obligado a una exclusiva a la franquicia si bien este ha de demostrar que su personal está capacitado para llevar con éxito el peso de la gestión del centro.